BIRMINGHAM 2 - 2 West Ham

Escaso botín en St. Andrews
WEST HAM: Green, Jacobsen, Gabbidon, Upson, Ilunga, Behrami, Parker, Boa Morte (Dyer 83), Piquionne, Obinna (Kovac 90), Cole.

GOLES: 0 – 1 Piquionne (min.48); 0 – 2 Behrami (min.58); 1 – 2 Jerome (min.64); 2 – 2 Ridgewell (min.73).

Injusto resultado en St. Andrews el pasado sábado en el que las sensaciones fueron muy buenas pero el botín muy escaso para los méritos hechos a lo largo de los noventa minutos. Bajo mi punto de vista, el West Ham dejó escapar dos puntos importantísimos.
El partido comenzó con el típico reconocimiento del rival, buscándose los dos equipos sus puntos flacos y fue el West Ham el que primero golpeó y el que llevó el peso del partido desde el cuarto de hora del mismo. Raro fue que los de Grant no marcaran ningún gol antes de irse al vestuario pero así es el fútbol. La primera parte acabó con cinco tiros a puerta del West Ham por ninguno de los locales. Los de McLeish no creaban ninguna ocasión de peligro y es que apenas tenían la pelota. Al término del primer acto los visitantes acaparaban el control del esférico con más de un sesenta por ciento de posesión.
Daba la sensación de que el West Ham había perdonado la vida al Birmingham en la primera parte y en el fútbol se dice que si perdonas acabas pagando. Parecía que esta vez las cosas iban a cambiar, cuando nada más comenzar la segunda parte (minuto tres), Piquionne controló una pelota dentro del área y se la cruzó a Foster para hacer el primero. Como ya he dicho, parecía que la historia cambiaba.
No hubiese sido extraño ver al West Ham meterse atrás para defender el gol durante más de cuarenta minutos pero no fue así. Los hammers siguieron haciendo el juego que había hecho durante todo el partido y siguieron dominando a los locales y creando más jugadas de peligro.
A los diez minutos, una de esas jugadas de peligro acabó con el segundo gol de los visitantes. Un balón controlado por Cole y llevado con velocidad hasta el área rival acabó con Parker arrastrando a la defensa y dejando solo a Behrami, que entrando con gran fuerza hizo el segundo a pase de Cole. Cero a dos, increíble pero cierto, el West Ham podía romper su racha de 23 partido sin ganar fuera de casa, pero aún quedaba más de media hora.
La cosa no quedaba ahí y el West Ham aprovechó que tenía al rival contra las cuerdas, todavía intentando comprender qué estaba pasando, y Obinna tuvo la sentencia definitiva y tras jugada personal su disparo se estrelló contra el larguero cuando todos estábamos gritando el tercero. No fue así y fue entonces cuando el Birmingham despertó.
Primero fue una falta sacada por Larsson la que avisaba. Green tuvo que emplearse a fondo. Al poco de este lance, una jugada aislada dentro del juego local supuso el primero del Birmingham. Jerome, aprovechando la pasividad de los centrales, se adelantó a ellos y dentro del área pequeña acortó distancias.
Los locales entonces apretaron y su afición animó a los jugadores. En el minuto 73, Larsson sacó otra falta buscando el gol y Green volvió a estirarse, con la mala suerte de que no rechazó bien la pelota que le queda a Ridgewell casi dentro del área pequeña y con un escorzo extraño empujaba la pelota al fondo de la red. Si era difícil de creer que el West Ham se pusiese dos arriba fuera de casa, más costó creer que todo el esfuerzo realizado quedaba en casi nada. Pudo ser nada, ni siquiera el punto, si Gabbidon empuja una pelota, mandada por Jerome, al fondo de la red pero el larguero lo impidió.
A partir de ahí el partido se volvió loco y los dos equipos tuvieron sus ocasiones más o menos claras pero el empate sería el resultado final.
La conclusión del partido es que el West Ham juega cada día un poco mejor. Los delanteros y el medio del campo comienzan a carburar pero la defensa sigue haciendo aguas y mi opinión es que de seguir así en la zaga poco podremos rascar. Como dijo aquel, los partidos los ganan los delanteros y los campeonatos las defensas. Es obvio que el West Ham no va a luchar por el campeonato pero al final del año, las conclusiones y resultados dependerán muy mucho del nivel de la defensa hammer. Esperemos que Grant sepa arreglar esas lagunas, que de corregirlas, no habrá problema en salvar la categoría.
Este miércoles, partido en casa contra el sorprendente West Bromwich Albion. Otro momento para comenzar el despegue.


1 comentarios to "BIRMINGHAM 2 - 2 West Ham"

  • Yo no vi el partido, solo lo seguí por Live score y cuando vi el 0-2 pensé que sería un victoria clara del West Ham pero al final os acabaron empatando.
    Bueno al menos es un punto fuera de casa contra un rival siempre complicado en St.Andrews.
    Suerte para el siguiente partido, a ver si ya conseguis sumar de tres en tres.

Publicar un comentario