¿Qué nos queda?

Sencillamente seguir luchando. Nadie creía que el West Ham pudiese estar en esta situación hace cosa de tres o cuatro meses. Parecía que Gold y Sullivan habían aprendido la lección del año pasado y que se habían puesto a trabajar duro para este año. El resultado el que todo el mundo ve y que parece que es difícil de cambiar.
Sé que puedo pecar de pesimista pero los resultados, el ambiente que rodea al equipo y las noticias que llegan desde los despachos no dejan otra alternativa. A pesar de ello, yo sigo creyendo en que el equipo puede enlazar una racha de tres victorias seguidas y así poder tomar aire y ver las cosas de otra manera. Ojalá.
A lo que voy. El West Ham no tiene un calendario nada favorable. Sin ir más lejos, este fin de semana visitamos Anfield. El Liverpool no anda muy bien pero es que nosotros estamos peor y los reds tienen equipo para estar arriba. Resultado: a priori, otro marcador adverso.
A pesar de todo ello, Avram Grant sigue confiando en los jugadores y los directivos en el israelí, que ha sido ratificado en su cargo esta misma semana. Suele ser un mal presagio el acto de ratificar a un técnico pero, por el bien del club y su estabilidad, ojalá no sea así y acabe el año. No necesitamos más convulsiones que despisten a los jugadores.
Si por mí fuera, dejaba trabajar a Grant hasta final de año, pase lo que pase. Es lo mejor. Además, viendo los partidos, da la sensación de que el técnico no está haciendo mal trabajo pero falta esa pizca de suerte en determinados partidos (véase el partido de St. Andrews, por ejemplo). Quizá le falta trabajo defensivo, pero creo que puede sacar el equipo adelante pero eso sí, necesita el compromiso de los jugadores.
Llega un momento en la temporada en la que los técnicos en la situación de Grant deben elegir a sus mejores soldados, a los más fieles y a los que más convencidos y deseosos estén de lograr el objetivo. Ahora ya no valen lastres, jugadores que están por estar. Hay que conseguir que se sientan importantes los jugadores comprometidos con el club y con los colores “claret &blue”. Necesitamos a esos jugadores y estoy seguro que jugadores como Stanislas, Tomkins y Noble (canteranos que conocen la filosofía del club) o Parker, Green y Behrami (jugadores que no saben salir a un campo de juego sino es para dejarlo todo allí) cumplen perfectamente ese perfil. Dejémonos de probaturas y de inventos y demos la alternativa a los JASP (como se les dice ahora) de la Academy que estén dispuestos a luchar y que conozcan la categoría. Estoy seguro que con su aportación, tesón y, sobretodo, corazón son capaces de, ayudados de veteranos como los que he citado, sacar esto adelante.
Sé que soy un iluso y también sé que Grant va a seguir con los mismos pero de ser así y de que las cosas sigan por el cauce por el que circulan, que de morir, lo hagamos con las botas puestas.

Imagen: guardian.co.uk


1 comentarios to "¿Qué nos queda?"

  • El West Ham United no ha de obsesionarse.
    Lo veo crudo, pero nothing is impossible.
    El equipo tiene casta, los jóvenes tirarán palante.
    Confío en Parker y Behrami.
    Bien hecho por confirmar en el banco al israelí.
    Piensan con la cabeza.
    Lo fácil es lo otro.
    Suerte y al toro.

Publicar un comentario