El dilema de Gold y Sullivan

Difíciles momentos los que se viven por los alrededores de Boleyn Ground. El equipo no arranca y todos los ojos miran a la misma persona: Avram Grant.
La afición, en su gran mayoría, es clara en cuanto a la situación actual del club. Avram Grant no sabe lo que está haciendo y, lo que es peor, ya no cuenta con la confianza de los jugadores. Solo hace falta pasearse por los aledaños del estadio o leer ciertos blogs con algo de sentido común para conocer el sentir general de los aficionados.
Yo no soy proclive a cesar entrenadores con la temporada empezada, es más, el año pasado se sabía que Zola no era del gusto de los nuevos dueños y me pareció inmejorable la decisión de no despedirlo, a pesar de los resultados, hasta que la temporada llegó a su fin. Pero una vez que el entrenador no goza de la confianza de los jugadores, es el momento para pensarse su continuidad.
El problema es grande. Grant no convence con su estilo pero fue traído por Gold y Sullivan como apuesta personal en detrimento de Zola, y dudo muy mucho que ahora vayan a cortar con sus ideales despidiendo al israelí. El despido de Zola no gustó a la afición pero los dueños creyeron que era lo mejor para el club, que había pasado una temporada angustiosa y la solución la aportaron ellos con Grant. Bien, el equipo lleva dos menos puntos con él que con el italiano con los mismos partidos jugados. Habría que pararse a pensar si han hecho bien.
Zola no va a volver, está claro (tampoco lo hizo bien), pero Grant no consigue acertar con la tecla y ya lleva algunos meses para poder haberlo conseguido.
¿Qué sería lo más acertado en este momento? Yo no lo sé, nadie lo puede saber pero está muy claro que a Grant se le está acabando el crédito, sino es que ya no cuenta ni con crédito alguno.
Este fin de semana el Manchester City visita Boleyn Ground y no es un equipo como para empezar a despegar, siendo lógicos. Después vienen dos salidas seguidas. Primero al duro estadio de Ewood Park, donde el Blackburn siempre es fuerte y la siguiente a Craven Cottage. Si además sumamos que el West Ham no gana fuera desde hace 25 partidos, ¿cuántos puntos tendrá el equipo en la jornada 19?
Tras una vuelta entera podríamos, aplicando la lógica, tener tan solo 12 o 13 puntos si se saca algún empate fuera. Creo que serían cifras muy claras para el despido de cualquier entrenador. Han despedido a Hughton cuando a un recién ascendido lo pone duodécimo con 19 puntos. ¿Qué tiene que pasar para que Gold y Sullivan se decidan a dar una solución acertada? Por mucho que Grant sea apuesta suya.
Se dice que en situaciones problemáticas, muchas veces lo que mejor funciona es un cambio drástico así que creo, personalmente, que Grant debería ser despedido si no consigue la victoria ante el Manchester City. Si, es un rival muy difícil como para pedirle eso pero también hay que tener en cuenta la no victoria en casa ante el Blackpool, la no victoria en casa ante el West Bromwich, el dejarse remontar un cero a dos en St. Andrews y algún que otro pero más.
La situación del club es muy delicada y ya se sabe, ningún entrenador, jugador o interés personal de los dueños debe interponerse al bienestar de ningún equipo y el West Ham comienza a estar muy enfermo, a pesar de tener plantilla para salvar la categoría sin problemas.


3 comentarios to "El dilema de Gold y Sullivan"

  • Yo creo que habría que darle tiempo a Avram Grant. Tampoco es que el West Ham tenga un equipazo. A mi me encantaba Diamanti, no lo tendrían que haber vendido.

    Veremos como va Grant en los próximos partidos, pero seguro que el West Ham arranca.

    Saludos des de http://premier-league.es

  • En la ultima frase has resumido perfectamente la situación actual: el WHU está muy enfermo a pesar de tener plantilla para salvar la categoría sin problemas.
    Hasta después de Navidad no tomaría yo decisión de poner en la calle a nadie.
    Diciembre es un mes intenso en el que cualquier decisión drástica puede conllevar peores consecuencias.
    De haberlo destituido, antes hubiese sido mejor. Ahora ya es tarde.
    Si en Diciembre no mejora, Año Nuevo es el momento.
    Saludos desde mi bitácora.

  • Yo creo que el problema grande lo tiene a domicilio. 25 partidos sin ganar fuera (Zola-Grant) son una barbaridad. Un equipo no puede aspirar a más de la salvación si sólo puntua en casa. Tiene que haber un cambio de entrenador y contra antes mejor, que aplique una mentalidad ganadora a domicilio; o al menos que de mejores resultados.
    El City es un hueso duro de roer, pero de cara a próximos partidos, cuanto antes se produzca el cambio mejor.
    Grant no funciona

Publicar un comentario