Carling Cup: West Ham 2 - 1 BIRMINGHAM

El West Ham toma ventaja
WEST HAM: Green, Faubert, Reid, Tomkins, Upson, Parker, Noble (Kovac 90), Spector, Obinna, Sears (Hines 73), Piquionne (Cole 73).
GOLES: 1 – 0 Noble (min.13), 1 – 1 Ridgewell (min.57), 2 – 1 Cole (min.78)

Con el resultado cosechado ayer, el West Ham está un poco más cerca de alcanzar la final de la Carling Cup. Sería la primera final a la que llega el club desde 2006, cuando alcanzó la final de la FA Cup.
Cada equipo tuvo un parte y dominó claramente en cada una pero el West Ham supo reponerse de la expulsión de Obinna y consiguió un gol que le da la mínima ventaja para la vuelta de la eliminatoria.
El partido comenzó con la típica fase de tanteo entre los dos equipos, con más posesión para los locales, que no tardaron en realizar su primer acercamiento. En el minuto 7, un mal despeje de la defensa del Birmingham rebotó en Upson, que se había incorporado al ataque, y la pelota salió despedida hacia la portería de Foster y el guardameta la desvió a córner no sin problemas.
En la primera parte, los visitantes apenas intimidaron la portería de Green y sus ocasiones más claras fueron un disparo blando y centrado de Gardner en el minuto 12 y un cabezazo de Ridgewell en el 44 que se fue muy alto. Nada más de los de McLeish en los primeros cuarenta y cinco minutos.
El West Ham, pos su parte dispuso de muchas ocasiones y algunas muy claras: un disparo desde fuera del área de Spector en el 21 fue despejado a córner por Foster y a la salida del mismo, Tomkins hizo emplearse a fondo al portero visitante tras rematar de cabeza fabulosamente. El balón se colaba dentro y una mano providencial de Foster lo evitó. Obinna también tuvo su oportunidad en el 30 y, otra vez, Foster volvió a dejar en nada los esfuerzos hammers. Antes de todos estos acercamientos, el West Ham ya había conseguido marcar el primero. Tras una jugada llevada por Noble, el inglés centró al área y ni los delanteros del West Ham supieron rematar ni los defensas del Birmingham supieron despejar, así que tras un remate extraño de Spector el balón cayó a los pies de Noble, de nuevo, que sin pararla remató con todo el alma sin que nada pudiese hacer Foster.
Así, con claro dominio local y con un gran número de ocasiones, más o menos claras, se llegó al descanso. El resultado era justo aunque quizás algo corto.
En la segunda parte, y desde el comienzo, el Birmingham despertó y llevó el control del partido y puso las oportunidades.
En los primeros minutos, una sucesión de faltas al borde del área y, sobretodo, corners para el Birmingham sitiaron al West Ham que no sabía cómo salir de su campo. La ocasión más clara fue para Jerome, que remató un corner que sacó Sears sobre la misma línea de gol. Tras esta jugada llegó el gol del Birmingham. El enésimo córner para los visitantes lo botó Larsson y Ridgewell, el que formara parte de la cantera hammer, remató de cabeza adelantándose a Reid y haciendo inútil cualquier esfuerzo de Green. Empate a uno. El resultado no era el óptimo para viajar a St. Andrews y el West Ham necesitaba reaccionar para conseguir algo de ventaja.
Todo este planteamiento se venía abajo al instante ya que dos minutos después del gol del empate Obinna era expulsado justamente. El nigeriano coceó (literalmente) a Larsson en la banda y a pocos metros del linier que obviamente vio lo sucedió. Más difícil todavía. Con diez jugadores, con el acoso del Birmingham y con un gol recién encajado se podía dar por bueno el empate pero la suerte iba a llamar a nuestra puerta.
El partido siguió su curso y los visitantes dispusieron de más oportunidades que el West Ham pero cometieron el error de apresurase, de jugar rápido y cuando estás en superioridad casi una parte entera es mejor la calma e ir poco a poco.
En el minuto 73 se pidió penalti de Upson a Ferguson pero el árbitro no pitó nada. Es interpretable. Según que árbitro podría haber sido penalti pero no lo fue y al poco saber hacer del Birmingham con uno más respondió el West Ham con dos cambios que dieron más frescura al equipo, más dinamismo arriba y en el minuto 78, tras una internada de Spector por la banda, el americano puso la pelota rasa al punto de penalti y Cole remató flojo y al centro pero Foster, tras una muy buena primera parte, cometió un gravísimo error y la pelota se le escapó y se coló dentro de la portería tras meterse entre las piernas del meta del Birmingham.
El resultado era fabuloso tras lo acontecido en la segunda parte y el West Ham supo aguantar el tipo, aún con la entrada de Zigic. El balcánico tuvo el empate en un remate de cabeza pero la pelota se fue pegada al poste izquierdo de Green. A partir de ahí ya no hubo tiempo para casi nada más y el West Ham se hizo con la ventaja en la eliminatoria.
En definitiva, un muy buen resultado que habrá que hacer bueno en St. Andrews para alcanzar la final. Por fin la suerte se alió con nosotros. Que dure.
Resumen del partido.


1 comentarios to "Carling Cup: West Ham 2 - 1 BIRMINGHAM"

Publicar un comentario