Unos Hammers de Championship

Hoy os presento a F. Molero (@FOOTBSUPPORTER), otro seguidor del West Ham que desde el día de hoy nos deleitará con sus análisis de actualidad y que, de vez en cuando, se meterá de lleno en la historia del club para contárnosla. Es su primer artículo, esperemos de muchos, en West Ham Spain y no será el único que colabore en el blog. Os dejo ya con su punto de vista sobre lo que ha sido la temporada del equipo y lo que son sus sensaciones para el futuro.
Desgraciadamente, los Hammers se convirtieron, a falta de una jornada para el término de la Premier, en el primer equipo descendido a Championship para la próxima temporada; una temporada de obligada transición y que debe convertirse en un paso fugaz por la segunda división del fútbol inglés, si no se quiere, entre otras cosas, estrenar el Estadio Olímpico en una división que no es acorde al club.
Trayendo una pesada carga a sus espaldas, en forma de otro descenso en la temporada previa llevando las riendas del Portsmouth, llegó el israelí Avram Grant al banquillo de Upton Park. Una decisión polémica, ya que la afición confiaba, a pesar de la dramática salvación conseguida, en el italiano Gianfranco Zola para seguir dirigiendo el equipo. A pesar de ello, los dueños prescindieron del antiguo jugador blue para poner al frente a un entrenador que, todo sea dicho, fue capaz de plantar al Pompy en la final de FA Cup, al igual que hizo con el Chelsea en la Champions League allá por 2009. Ambas finales se tradujeron en derrota, aunque pudo saborear las mieles del éxito en la FA Cup de 2009 con los blues. Poseía credenciales, así que siendo sincero, no vi con malos ojos su llegada (a pesar de que Zola fue mi primer ídolo Premier cuando lucía el 25 de los del Bridge)
Con el “boss” decidido, la plantilla no carecía de jugadores aptos y de calidad como para tener una plácida temporada en la Premier, y no renunciar a llegar a pisar Wembley tanto en la Carling como en la FA Cup. Green llegaba con dudas tras su desastroso primer (y único) partido defendiendo la meta de Inglaterra durante el Mundial, pero junto con Noble, Cole, Piquionne, Upson y sobre todo, el gran Parker, teníamos un once de garantías.
Las primeras jornadas se tradujeron en lo que a la postre se convertiría la temporada; un desastre. Un par de goleadas empezaron a sembrar las primeras dudas (12 goles en contra, 1 a favor en las cuatro primeras citas). Además, desgracias en forma de lesiones, hacían que durante muchas jornadas nos viéramos en el pozo de la clasificación. Avanzado un poco el curso y llegado el mercado de invierno, se incorporó a un Bridge cumplidor, pero no al nivel que, sin líos de faldas de por medio, le hubieran llevado al Mundial de Suráfrica, a un Robbie Keane que contó con poquísimos minutos y carente de su olfato de gol característico, y Demba Ba, protagonista de este final de temporada; por el lado positivo, ya que sus goles nos dieron gran parte de las esperanzas de salvar la categoría, y por el lado negativo, negando un autógrafo a un aficionado en una cena organizada por el club para la cual, para mis inri, el hincha había donado 300€.
Por aquel entonces, la destitución de Grant sonaba con fuerza, cosa que no parecía muy acertada a falta de escasos diez partidos para el final, pero el nombre del sustituto era Martin O´Neill (gran temporada anterior con el A.Villa, y triplete unas temporadas atrás con el Celtic), lo que hacía que la situación se viera distinta. Finalmente, no se llegó a un acuerdo con el ex técnico de los villanos (sobre todo porque la apuesta para él era muy arriesgada, tenía mucho prestigio que perder si certificaba el descenso de un equipo en caída libre), con lo que Grant permanecería hasta final de temporada.
Una esperanzadora victoria por 3 a 1 sobre un Liverpool en alza tras la llegada de King Kenny Dalglish, seguido de una contundente victoria sobre el Stoke y un empate en cancha de los Spurs, hacían ver la luz al final del túnel. Una luz que se desvaneció rápidamente. Las siguientes 8 jornadas se tradujeron en 7 derrotas y un empate, derrotas tan duras como la remontada del ManU en Upton Park tras un 2-0, o como la de la jornada en que nos convertimos en carne de Championship, cuando el Wigan volteaba un resultado de 0 a 2 para convertirlo en el definitivo 3 a 2. Se puso broche final a la temporada con un bochornoso 0 a 3 ante el Sunderland, con los black cats sin jugarse nada.
Para rematar las desgracias, sólo un paso nos separó de Wembley, cuando el finalmente campeón Birmingham, nos eliminaba tras una prórroga en la vuelta de las semifinales de la Carling Cup. En FA, avanzamos hasta cuartos, jugando nuestro último partido en el siempre complicado Britannia Stadium del subcampeón Stoke City.
Con Grant ya fuera del club, el West Ham navega ahora sobre un mar de incertidumbre, a la espera de un técnico capaz de devolvernos a la Premier, pendiente de un exilio de jugadores masivo (evidentemente, entre los q estarán Green, Cole, Parker…). Solo queda cumplir una cosa, tal como dice nuestra canción…”Fortune´s always hidding, I´ve looked everywhere” (“La fortuna siempre se esconde, la buscaré en cualquier lugar”), no descansaremos hasta volver donde nos corresponde.


1 comentarios to "Unos Hammers de Championship"

  • Que temporada tan extraña con los descensos de grandes como Sampdoria, West Ham, Eintratch de Frankfurt, Deportivo, Monaco...

    A ver si volvemos pronto todos a nuestros respectivos lugares.

    Saludos!! ;)

Publicar un comentario