Reflexiones


Hoy debuta un amigo en el blog y lo hace con un post muy sentido. Os presento a Francesc X. Batchellí (@FrankyBatchellí) que se incorpora como colaborador al blog. Gracias a Francesc por hacer de este un blog con más voces.
Os dejo con su fantástico artículo:
Londres, 16 de abril de 2011. 2.47 PM, hora inglesa.
Nos dirigimos rápidamente a los “turnstiles” del 42 al 45 después de adquirir la camiseta en la tienda. Me siento un poco nervioso.
Desde aquel día en que navegando por la Wikipedia tuve mi primer contacto con el West Ham y su historia, espero ansiosamente este momento: el de pisar por primera vez en mi vida Upton Park.
Mis compañeros consiguen entrar sin problemas, pero parece que el destino quiere jugar un poco más con mis nervios. El lector de código de barras no me detecta la entrada. Escucho detrás mío como un veterano hammer me manda a tomar viento al son de “fuckin' stupid!” cuando ve que creo más cola de la que ya hay. Me da absolutamente igual, yo sólo quiero entrar. Voy a hablar con un “steward” dónde hay más gente en mi situación. Después de comprobar nuestras entradas, nos deja entrar sin problemas. Por fin dentro!
Unas señoras muy amables nos dan una pequeña bandera con el lema “Come On You Irons!”. Apenas me la miro. Sólo quiero llegar a mi sitio. Estoy como absorto. Y por fin el momento: Dejamos atrás las entrañas de Boleyn Ground y salimos al “aire libre”. Y ahí delante, a nuestros pies, el templo: Upton Park en todo su esplendor.
Me pasa por mi mente todo lo vivido desde el momento en que conocí al West Ham hasta el día de hoy. Cómo lo he ido siguiendo poco a poco. Antes de buscar nuestros asientos, estamos unos segundos contemplando la grandeza de Upton Park. Me encanta. Gozo como nadie, y pienso que aún nos quedan 90 minutos para desgañitarnos animando a los claret and blue.
Ya más tranquilo, me pongo la camiseta recién comprada y empezamos a hacer las fotografías de rigor. Todo pasa muy rápido, no nos perdemos detalle de lo que ocurre a nuestro alrededor. Hasta que unas notas me ponen en alerta. El momento, el gran momento. Suena el Forever Blowing Bubbles! Lo saco todo, absolutamente todo. Los nervios acumulados, la adrenalina antes del partido, … todo. Mirad el vídeo y comprobadlo vosotros mismos (http://www.youtube.com/watch?v=8e22LwszTUE). El partido empieza bien con el gol temprano de Robbie Keane. Lo celebramos como nunca y nos las prometemos muy felices. Pero el Aston Villa consigue empatar antes del descanso. Malo, malo.
La segunda parte es abierta. Sufrimos, gritamos, animamos. Y al final... perdimos. 1-2 con gol del Villa en el 92'. Probablemente el West Ham empezó a descender aquella cálida tarde de abril.
Mientras salimos del estadio, ajeno a los insultos que los hooligans profieren a un pobre chaval disfrazado de cerdo que pide dinero para una ONG, me doy cuenta: Un sentimiento ha crecido en mí. A partir de hoy soy un hammer más. Upton Park, volveremos. Te prometo que volveremos.


1 comentarios to "Reflexiones"

Publicar un comentario