La aventura de Barrera

Imagen: foxsportsla.com
Este pasado verano Pablo Barrera se convirtió en el “objeto deseado” por el Real Zaragoza, que no paró hasta conseguir la cesión del jugador mejicano.
Una vez que Allardyce se hizo con el control del West Ham y tras la vuelta del extremo de la Copa de Oro, entrenador y jugador tuvieron largas charlas en las que Big Sam intentó convencerle para que se quedase prometiéndole que sería importante para el club de Londres pero el diestro de
Tlalnepantla ya tenía tomada su decisión, quería jugar a las órdenes de Javier Aguirre.
A día de hoy, Pablo Barrera porta el número 16 del Real Zaragoza y lo hace como cedido con una opción de compra de cinco millones de euros.
Si su primera temporada en Europa fue para olvidar (contó muy poco para Avram Grant) la segunda tampoco está siendo para disfrutar. Bien es cierto que en el Real Zaragoza está disponiendo de muchos más minutos que en el West Ham pero su rendimiento sigue estando por debajo de lo esperado.
Cuando Pablo Barrera abandonó el Pumas, lo hizo dejando atrás grandes actuaciones y una buena cifra goleadora, cosa que no está consiguiendo hacer en Europa. En las filas del conjunto blanquillo ha disputado 875 minutos en 14 partidos marcando un gol en Villarreal. Ha participado en todos los partidos, siendo titular en 11 de ellos.
Como decía, sus datos no están siendo brillantes pero es difícil que lo sean jugando para el último clasificado de la Liga española. El Real Zaragoza ha conseguido un punto de los últimos 21 y suma un total de 10 (dos victorias y cuatro empates).
A pesar de cambiar Inglaterra por España, sigue siendo el mismo jugador que pudimos ver el año pasado en Londres. Dubitativo y falto de confianza.
En su último partido, por poner un ejemplo, volvió a desaprovechar sus mejores armas, la velocidad y el golpeo de balón. En ningún momento intentó encarar al lateral rival y su único propósito fue recibir e intentar colgar balones sin sentido. No desbordó nunca a Siqueira, lateral izquierdo del Granada, y volvió a desperdiciar su talento. El problema es que no es un hecho aislado sino algo que se viene repitiendo desde que debutase contra el Real Madrid en La Romareda.
A pesar de no tener la confianza necesaria y tampoco contar con el total beneplácito de la afición, Javier Aguirre sigue teniendo fe en un jugador que él pidió. Con el tiempo, y si el Real Zaragoza comienza a despegar, Pablo Barrera mostrará su verdadero nivel pero a día de hoy no ha enseñado nada de lo que le trajo a Europa. Puede que jugar en el Real Zaragoza le esté dando los minutos que no tuvo en The Boleyn Ground pero volverá al West Ham (“los maños” no pueden pagar 5 millones de euros) y para poder jugar con los hammers, esperemos que en Premier League, debe conseguir en España el nivel que le hizo cruzar el océano Atlántico. Ojalá lo consiga, sigue siendo un activo del West Ham y queremos que le vaya bien en su aventura para que vuelva siendo mejor jugador.


0 comentarios to "La aventura de Barrera"

Publicar un comentario