Los Potts


Vuelve a ser noticia que un jugador criado en la cantera hammer debuta con el primer equipo. Esta vez ha sido Daniel Potts el que el pasado sábado se estrenó con “los mayores”. Con el número 48 a la espalda y con tan solo 17 años fue titular sustituyendo a Faye a última hora ya que el senegalés se lesionó en el calentamiento. Allardyce no tuvo dudas y alineó al Daniel, hijo de una leyenda en el West Ham. Steve Potts es el padre de la nueva promesa de The Academy.

Con él sigue lo que parece una tradición en el club. Primero fueron los Lampard, ahora los Potts y a no mucho tardar serán los Moncur las dos generaciones que vistan la camiseta del West Ham.
Steve Potts vistió la “claret & blue” en 506 ocasiones desde 1985 hasta 2002 (399 en liga). Antes, como su hijo, también formó parte de las categorías inferiores del club del este de Londres.

Potts Sr. también fue capitán del West Ham durante tres años y comenzó jugando en la línea defensiva, al igual que Daniel, aunque con el paso de los años también ocupó posiciones en el mediocampo.
Cuando todavía jugaba para el club de su vida, Steve vio nacer a su hijo Daniel en 1994 que a día de hoy puede tomar el relevo de su padre en su equipo de siempre a pesar de que Steve nació en Estados Unidos.

Steve dejó el West Ham en 2002 y firmó por el Dagenham & Redbridge, en el que jugó un año participando en 21 partidos ligueros antes de retirarse. Lo que nadie esperaba, ni siquiera Steve, es que su hijo pudiese debutar con la camiseta del primer equipo. Más aún tras todo lo que la vida les iba a deparar desde que nació Daniel.

Como ya he dicho, el 48 del West Ham nació en 1994 y mamó fútbol desde la cuna y el poder jugar al máximo nivel fue un sueño desde su más tierna infancia pero la vida no se lo iba a poner fácil.
A los doce años, a Daniel se le diagnosticó leucemia. Su padre, Steve, siempre estuvo a su lado y se unió a varias fundaciones y organizaciones de lucha contra la enfermedad. Es más, en 2008 corrió el Maratón de Londres para recaudar fondos para una organización que ayuda a niños con leucemia.

Daniel fue muy fuerte y luchó durante casi cuatro años contra el cáncer y lo venció; y no sólo eso, a los pocos meses de su recuperación consiguió uno de sus sueños, firmó por las categorías inferiores del club de sus amores.


Durante casi dos años jugó para el equipo sub´18 y para el reservas cuando se le requería y la semana pasada permanecerá grabada en su mente durante el resto de su vida. El 16 de diciembre de 2011 firmaba su primer contrato profesional con el West Ham y tan sólo un día después debutó con el primer equipo.
Daniel cerró el círculo. Venció al cáncer, logró su objetivo y consiguió su sueño y todos nos alegramos mucho por él porque es un jugador que siente al club como suyo, porque viene de la cantera y porque ha sabido luchar y salir de una situación muy complicada para lograr lo que él quería.


Seguiré especialmente a Daniel Potts y espero que más pronto que tarde, aunque tenga 17 años, se pueda hacer con un sitio en el primer equipo y que dentro de unos años pueda decir que va a superar el número de partidos que alcanzó su padre con el West Ham.


0 comentarios to "Los Potts"

Publicar un comentario