WEST HAM 2 MILLWALL 1


Imagen: telegraph.co.uk
Más que tres puntos

WEST HAM: Green, O´Brien, Faye, Reid, McCartney, Tomkins, Noble, Collison (Taylor 46), Nolan, Faubert (O´Neil 80), Cole (Vaz Tê 89).
Banquillo: Maynard, Baldock.
MILLWALL:  Forde, Dunne, Barron (Kane 56), Ward, Smith, Lowry, Trotter, Feeney (Mason 81), Abdou, Henderson, Keogh.
Banquillo: Allsopp, Wright, N´Guessan.

GOLES: 1 – 0 Cole (min. 45 + 2); 1 – 1 Trotter (min. 66); 2 – 1 Reid (min. 69).

Gran victoria del West Ham en el que para muchos era el partido del año. No solo ha supuesto conseguir tres puntos más, sino que se han conseguido ante el eterno rival y tras una dura derrota el pasado martes en Ipswich.

El partido se presuponía difícil. El Millwall, pese a ocupar una posición muy distinta a la del West Ham en la clasificación, iba a vender cara su derrota apoyado por su afición, que llenó el segundo anfiteatro de la grada Sir Trevor Brooking. Como pasó en el partido de ida en The Den , la afición visitante ocupó solo esa parte del estadio para evitar posibles invasiones de campo como sucedió en 2009. Además, varias normas más aplicadas solo para este partido parece que hicieron efecto y se vio un partido intenso, agresivo pero sin llegar a la violencia entre aficiones.

Sam Allardyce sorprendió con una alineación que no había usado en lo que llevamos de temporada. Faye, Reid y Tomkins jugaron juntos al mismo tiempo. En un principio parecía que el técnico del West Ham había optado por jugar con defensa de cinco pero una vez comenzado el choque se pudo ver que Tomkins jugó en la posición de mediocentro. Con la baja de Diop, Big Sam quiso meter músculo al lado de Noble tras ver el fiasco del pasado martes y salió bien.

El partido no comenzó como cualquier hincha del West Ham hubiese querido ya que en el minuto nueve Kevin Nolan fue expulsado. La lucha se iba a hacer más difícil. Había que tirar de garra y así lo hizo el West Ham que mostró ser un equipo compacto y unido.

Tras una primera parte de “toma y daca” por parte de los dos equipos, con los locales pendientes de no perder fuerza en la defensa, Carlton Cole adelantó a los suyos en la última jugada. En el añadido de dos minutos que marcó el árbitro, una falta sacada por Noble más allá de tres cuartos de campo fue cabeceada por Reid, que la dejó flotando en el área pequeña y el delantero inglés hizo gala de su altura y fuerza para poner el uno a cero justo antes del final del primer acto.

En la segunda parte los hammers renunciaron prácticamente al juego de ataque, siendo Cole una isla cuya misión era atrapar balones largos y esperar a que saliese el equipo. El Millwall aprovechó eso para comenzar su asedio a la portería contraria.
Sus esfuerzos tuvieron recompensa en el minuto 66. Trotter cogió un balón perdido en la frontal del área y, de primeras, lo colocó en la escuadra. Nada pudo hacer Robert Green.

El gol del mediocentro criado en el Ipswich Town metió el miedo en el cuerpo a la afición local. El West Ham jugaba con uno menos desde hacía más de cincuenta minutos y el rival parecía creer en la victoria.

En esas estaban los aficionados del Millwall, creyendo en una hipotética remotanda, cuando un balón largo de O´Brien fue despejado al centro por Forde, que además cayó al suelo al chocar con Faubert. Reid que “pasaba por allí” aprovechó el regalo y a puerta vacía, de tremendo chut, devolvía la ventaja al West Ham. Alegría en las gradas. Ahora tocaba apretar los dientes durante algo más de veinte minutos.

A base de achicar balones y de no complicarse la existencia, el West Ham aguantó el tipo en esos veinte minutos y se llevó una victoria que sabe a mucho más que eso.

Al final del partido todo fue alegría. Allardyce llegó a decir que había sido la mejor victoria de su carrera como técnico. Noble dijo literalmente: “The boys ran their nuts off”. No hace falta traducción si os digo que “nuts” significa “cojones”.

A fin de cuentas, esta victoria supone más que tres puntos. Supone una inyección de moral tremenda para jugadores y cuerpo técnico. Una victoria sufrida, en la que sabes que tienes muchas probabilidades de caer cuando un jugador tuyo es expulsado tan pronto, sabe especialmente bien. Ahora toca seguir luchando. Southampton, Cardiff y Birmingham nos han dado un respiro tras no sumar tres puntos ayer y la ventaja ya es de cuatro puntos. Debemos mantener esa distancia.

El mejor: Tanto Noble como Tomkins se merecen el premio. Noble hizo uno de sus mejores partidos con el West Ham y Tomkins demostró que lo hace bien donde le pongas pero si me tengo que queda con uno, me quedo con James. No jugó en su sitio y destacó para bien. Solo por eso es el mejor del partido.
El peor: Kevin Nolan. Dejó a su equipo con uno menos muy pronto y podía haber costado caro. Su exceso de ímpetu le juega malas pasadas.
El dato: A pesar de la gran rivalidad, éste solo ha sido el 26º partido oficial entre ambos equipos. De todos ellos, el West Ham ha ganado diez, el Milwall ha ganado cinco y se han dado once empates.


1 comentarios to "WEST HAM 2 MILLWALL 1"

  • Con lo mal que pintaba y al final ganamos, miedo me daba después de lo del Ipswich pero segimos lideres, dentro un par de semanas partido con el Southampton importantisimo.
    Enhorabuena por el blog, un saludo
    MANU

Publicar un comentario