Un último esfuerzo valdrá la pena.



El Championship llega a su parte más interesante y me gustaría poder verlo desde otra perspectiva. Hubiese estado muy bien poder ver como pelean los equipos con el West Ham primero con los puntos de ventaja suficiente para no sufrir. También sería muy interesante ver y leer sobre este final con el West Ham en Premier pero todos sabemos que eso no es así.

El West Ham está en medio de la pelea. No supo retirase a tiempo por el lado correcto y ahora le toca golpear y no ser golpeado. No hay otra. Ya no hay marcha atrás. En nuestra mente está muy claro que el equipo se encuentra en el epicentro de la disputa de dos puestos de ascenso directo y DEBEMOS, apoyarle y confiar. Llevamos 36 partidos de Championship así, ahora no vamos a parar.

Nuestros máximos rivales por esos dos puestos, no descubro nada, son el Southampton y el Reading. Los dos están por delante de nosotros. A tres y cuatro puntos respectivamente aunque con un partido más que el West Ham. Los de McDermott llevan una racha genial que les ha llevado a ganar nueve de los últimos diez partidos. Parece que no hay quien les gane.
Ya el año pasado consiguieron otra buena racha pero lo hicieron más cerca del final de la temporada así que podemos confiar en algún tropiezo.

El Southampton, por su parte, está sorprendiendo a propios y extraños. Ascendieron este año y ni los más optimistas hubiesen creído lo que ahora viven los sureños. Hicieron buen equipo en verano y su participación en el play-off no era descabellada pero nadie imaginaba esto. Sin duda, Rickie Lambert, el mejor goleador inglés de las ligas profesionales, ha tenido mucho que ver en la actual situación de los Saints.

Tras estos dos buenos equipos nos situamos nosotros. Sin una tendencia clara a lo largo de todo el año, quedarnos fuera del ascenso directo sería un golpe muy duro para cualquier aficionado. Todos confiábamos en meternos entre los dos primeros pero a la vista está que no es tarea fácil. Por mucho que diga la prensa.

El problema es la falta de confianza que ha generado el equipo en los últimos tres partidos. Se empató en casa con equipos de abajo (Watford y Doncaster) y el Leeds nos puso contra las cuerdas a pesar del empate final. Creo que una victoria mañana ante el Middlesbrough daría alas a un equipo al que parece que se le está haciendo larga la campaña.

Por delante quedan ni más ni menos que once partidos (quitando unos posibles play-offs). Deben visitar The Boleyn Ground el citado Middlesbrough, Reading, Birmingham, Brighton y Hull. Ninguno de ellos es una “perita en dulce”. Todos llegan al sprint final con opciones de meterse en los play-offs. Pero si miramos los partidos en casa del West Ham, los de Allardyce consiguen mejores resultados con equipo fuertes (como los citados) que con equipos de la zona baja de la tabla que llegan a Londres a encerrarse y buscar las contras.

También habrá que visitar a Burnley (ya ganó en Londres), Peterborough, Barnsley, Bristol y Leicester. Partidos difíciles, todos lo son, pero contra rivales que en principio son menos temibles que los que visitarán nuestro campo.

Sin duda, partidos como el West Ham – Reading (31 de marzo) o el Southampton – Reading (13 de abril) pueden marcar el futuro de estos tres equipos que lucharán hasta el final por una ansiada plaza en la mejor liga del mundo. Yo solo espero que una de esas plazas sea para los hammers. El resto, que sea lo que Dios quiera, pero reserven una plaza para el West Ham.

Os dejo, como "bonus track", la visión del final de temporada desde el "otro bando". Sergio (@SotonMRS), seguidor de los Saints, escribe en su fantástico blog (Milton Road Stand) sobre su equipo y sus opciones.


0 comentarios to "Un último esfuerzo valdrá la pena."

Publicar un comentario