WEST HAM 1 DONCASTER 1

Reflejo perfecto de lo sucedido ayer. Green y Tomkins hundidos.
Imagen: telegraph.co.uk
Jugando con fuego

WEST HAM: Green, McCartney, Faye, Tomkins, Taylor, Noble, Lansbury (O´Neil 57), Collison, Nolan (Collins 80), Vaz Tê (Baldock 25), Cole.
Banquillo: Morrison, Maynard.

DONCASTER: Ikeme,  Chimbonda, Beye, Martis (Hird 75), Spurr, Coppinger, Bennett, Barnes, Gillet, Diouf, Bagayoko (Oster 60).
Banquillo: Ilunga, Hayter, Robert.

GOLES: 1 - 0 Nolan (min.9); 1 - 1 Coppinger (min.73).

La mala racha continúa. El West Ham tampoco supo ganar en casa a un claro candidato al descenso. Tras anotar pronto el equipo fue bajando su nivel y retrasando la líneas con el paso de los minutos. El resultado fue el que preside el artículo. Los de Allardyce se vieron superados por el Doncaster y gracias a las paradas de Green en los últimos diez minutos pudo sumar un punto que no sabe a casi nada.

Como comentábamos en la previa del partido, el West Ham debía superar una prueba de fuego ante su afición. Los últimos resultados como locales habían dejado mucho que desear y eso ha hecho que se enrarezca el ambiente de la grada. Había que romper el gafe y parecía que el Doncaster podía ser la víctima perfecta para reencontrase con la victoria y con los hinchas.

La alineación propuesta por Allardyce no gustó a casi nadie. Taylor de lateral izquierdo y McCartney de lateral derecho chirriaron mucho al hacerse oficial el once inicial. El West Ham no está para muchos experimentos y situar a dos jugadores fuera de su sitio natural no es lo mejor. A pesar de ello el capitán llevó la alegría a la grada muy pronto. A los nueve minutos se adelantaban los londinenses y todo hacía indicar que si, que se rompía el gafe.

Antes del gol, cuando no se había disputado ni un minuto de partido, se le anuló un gol a Vaz Tê por fuera de juego. Poco después Cole estrellaba un balón al larguero. Las sensaciones eran otras que en pasados partidos. Más aún cuando el Doncaster no llevó apenas peligro al área hammer. Solo un inocente tiro a puerta en toda la primera parte.

El momento en el que el West Ham empezó a flaquear y a conformarse llegó, también, muy pronto. La lesión de Vaz Tê hizo que el delantero portugués tuviese que ser sustituido en el minuto 25 por Baldock. Muchas han sido las voces (entre las que se encuentra la mía) que han dicho que el exjugador del Barnsley no iba a acabar de encajar en el West Ham pero a día de hoy es el jugador más en forma del equipo. El único de los delanteros que tiene gol y se notó su ausencia.

La segunda parte nos mostró un West Ham mucho más temeroso aún. El equipo de Saunders no se abría en busca del gol del empate. Seguían encerrados atrás, dejando que propusiese el rival y sabiendo que tendrían alguna oportunidad. Como se ha demostrado, el equipo de Big Sam no sabe proponer. No sabe qué hacer con la pelota cuando el equipo contrario se la cede. Eso, el extraño cambio de O´Neil por Lansbury, que Collison está muy bajo de forma y que McCartney y Taylor estaban fuera de su sitio hizo dudar a todos los ocupantes de The Boleyn Ground. A todos menos a los invitados, que tenían muy claras sus ideas.

Se veía venir. El Doncaster empezó a avisar, el West Ham no reaccionaba y llegó lo que tenía que llegar. Coppinger anotó el empate a uno a falta de 17 minutos para el final. A partir de ahí llegaron los nervios, las prisas y otro cambio extrañísimo. Debutó Collins sustituyendo a Nolan. A pesar de que Taylor adelantó su posición, nadie entendió esta maniobra del técnico.

Los últimos minutos deberían haber sido un acoso del West Ham al Doncaster en circunstancias normales pero la normalidad no es algo característico de los hammers. El Doncaster dispuso de dos claras ocasiones para llevarse el partido y solo un inspirado Green pudo evitar que volasen tres puntos de casa. Al final volaron dos, demasiados si tenemos en cuenta que esto ya no es un tropezón aislado.

La situación empieza a ser preocupante aunque viendo la botella medio llena podemos tener en cuenta que a pesar de nuestra mala racha como locales, el West Ham lleva siete partidos sin perder. Además, a pesar de la gran racha de Southampton y Reading, aún estamos por delante de los de McDermott y ganando al Posh el partido aplazado alcanzaríamos en puntos a los Saints. Volverán las victorias al este de Londres. Calma.

El mejor: Robert Green. Volvió a demostrar que tiene nivel Premier. Su renovación debería ser una prioridad.
El peor: Por primera vez en la temporada se lo gana Allardyce. La alineación y los posteriores cambios fueron rarísimos y la afición no quiere tener que explicarse nada, quiere ver ganar a su equipo ya.
El dato: Ya son cuatro los empates consecutivos en casa. Southampton. Crystal Palace, Watford y Doncaster. Quitando a los primeros, el resto, a priori, son equipos asequibles.



0 comentarios to "WEST HAM 1 DONCASTER 1"

Publicar un comentario