El retorno a Premier League


Imagen: bbc.co.uk

Parece que fue ayer cuando se escribían artículos como éste y desde entonces han pasado 370 días y 51 partidos hasta que el West Ham ha vuelto al lugar que le pertenece. Un lugar que por historia nunca debió abandonar. La Premier League no es lo mismo sin Upton Park y las pompas de jabón.

Desde que el club del este de Londres venciese (1-2) al Blackpool en Wembley las cosas han cmabiado. El West Ham vuelve a estar entre los veinte clubs que forman la competición liguera más apasionante del planeta. Eso cambia el semblante serio a cualquiera. Las caras de felicidad tras los noventa minutos de infarto que vivimos el pasado sábado era el denominador común de todos aquellos que sienten algo por los colores “claret & blue”.

·                  Temporada

La felicidad a la que me refiero no ha sido constante a lo largo del año. Cuando el equipo descendió, el objetivo claro era volver rápidamente a la Premier League pero algo estaba claro: iba a costar sangre, sudor y lágrimas. Cumplir el objetivo final recompensaría todo pero no iba a ser fácil.

Para empezar, el 7 de agosto de 2011, en el primer partido en Championship, el Cardiff nos enseñó lo que era la nueva división. En el minuto 91 y tras dominar el partido, Kenny Miller bajó a la Tierra a todos aquellos que pensaban que el año iba a ser como un paseo militar. El West Ham empezaba perdiendo (0-1) pero aún quedaban muchos partidos por delante. Al menos 45.

La primera vez que el equipo alcanzaba puestos de ascenso directo se hizo esperar hasta el mes de octubre. Tras ganar, precisamente, al Blackpool (4-0) en The Boleyn Ground todo el mundo confió en los de Allardyce. Todos los expertos le daban como favorito tras comenzar algo renqueante. Además, desde entonces y hasta el mes de marzo, el West Ham no daba muchas muestras de debilidad, quitando partidos aislados como la derrota en Ipswich (5-1), en Reading (3-0) o contra el Derby County (2-1).

Fue entonces, en el mes de marzo, con la temporada llegada a su fase final cuando parecía que todo se hundía, que las creencias de muchos y la confianza en los jugadores se perdía. En este mes se empataron cinco partidos seguidos. Algunos contra equipos de la zona baja y, para más inri, jugando en casa. Watford (1-1), Doncaster (1-1), Leeds (1-1), Middlesbrough (1-1) y Burnley (2-2) fueron los rivales que consiguieron que hasta se pusiera en entredicho la labor del entrenador. Si a estos partidos les sumamos la dolorosa derrota en casa ante el Reading (2-4) el resultado es el que ha sido. Reading y Southampton se escaparon en los dos primeros puestos dejando atrás a los hammers. Nos hicimos a la idea de que el West Ham jugaría el play-off pero siempre quedaba la esperanza de no tener que hacerlo.

Tras la derrota contra el Reading, el equipo sumó 14 de los últimos 18 puntos restantes. No son malos guarismos pero no fueron suficientes para evitar el play-off. Aún quedaban tres partidos, de ganar en semifinales, para alcanzar el objetivo que todo el mundo consideraba tan sencillo a finales del verano de 2011.

·                  Play-Off

Acabada la temporada para la mayoría de equipos del Championship, el West Ham se veía obligado a jugar tres partidos más, por si 46 eran pocos, para poder ascender a la Premier League en un año.

El tercer puesto conseguido hacía que el enfrentamiento de semifinales fuese contra el Cardiff City. Los galeses llevan mucho tiempo intentando el ascenso y siempre habían partido como favoritos en temporadas anteriores. No hacerlo este año parecía convertirlo en un rival más peligroso. Sin nada que perder. En la eliminatoria no se debía dejar nada en manos del azar. Era ganar o quedarse otro año en Championship. Con lo que ello conlleva a la ya maltrecha economía del club.

A pesar de que se intuía una semifinal más igualada, los de Allardyce no dieron opción ninguna a los jugadores del Cardiff. En el partido de ida quedó todo prácticamente sentenciado tras una primera parte excelente del once hammer. Presión, precisión y pegada. Al descanso, el West Ham ganaba cero a dos en Gales con Collison como hombre del partido. En el partido de vuelta en Londres, por si no parecía todo sentenciado, los locales marcaron dos goles en otra primera parte de magnífica superioridad. El tres a cero final lo consiguió Maynard en el último minuto.

Ya estábamos en la final. Por fin. Si contra el Cardiff no había que dejar nada al azar, en el partido del año era todo o nada. Había que ser fuerte desde el minuto uno. El rival, el Blackpool, había llegado a Wembley sufriendo más de lo esperado en St. Andrews tras ponerse con una ventaja de tres goles a 30 minutos del final del partido de vuelta.

El partido, con mayúsculas, no fue lo esperado. El West Ham venía de hacer una semifinal brillante y nada de eso apareció en Wembley. Eso sí, se ganó el partido que es lo que cuenta. Luis Aragonés o Marcelo Bielsa, entre otros, han dicho muchas veces que las finales se ganan, no se juegan y no les falta razón. En un partido así lo que cuenta es acabar por delante. Que se lo pregunten a Holloway y los aficionados del Blackpool. Ellos pusieron el juego y las oportunidades más claras pero seremos nosotros los que jugaremos en Premier League el año que viene.

La presión, la garra y la precisión se quedaron en East End. No viajaron con el equipo al barrio de Wembley. Los “mandarinas” dispusieron de varias ocasiones en las botas de Matt Phillips y Dobbie (las más claras. Muy claras). También Baptiste tuvo un par de ellas pero solo Ince, que volvió loco a Taylor, supo superar a Green. Por su parte, el West Ham supo sacar provecho de sus acercamientos. La más clara, además de los goles de Cole y Vaz Tê, fue el disparo de Nolan al travesaño.

El centro del campo no estuvo muy lúcido y el Blackpool supo aprovecharse para poner las cosas muy difíciles y a punto estuvo de darnos una sorpresa negativa.

Finalmente, como todos sabemos, el West Ham fue el vencedor y consiguió el objetivo principal del año a pesar de los baches, la enorme cantidad de partidos y los elementos desestabilizantes externos.

Hemos vuelto


4 comentarios to "El retorno a Premier League"

  • El retorno de un histórico me alegro mucho de todo corazón,West Ham y el Leeds son mis equipo de Inglaterra
    Un abrazo

  • Se sufrió más de lo esperado, pero se consigue el objetivo. A todas estas solo pienso en Upson, si se hubiera quedado. A Parker sabemos que le que le fue bien. Come on United!!! We are of Premier!!!

  • Hola HAMMERS sí sufrimos más de lo debido lo escuché por la radio lo vi en canal+ que nervios pero ya estamos ahí ha sido un año de transición espero y esperamos que no se vuelva a repetir más nuestro sitio es mínimo la Uefa. Bueno ahora a descansar y cargar pilas para la próxima temporada. Un ABRAZO HAMMERS

  • Come on hammers, mi equipo preferido, tras el betis.

Publicar un comentario