¿Por qué soy del WEST HAM? (IV)



De repente, sin motivo aparente, dirigí la mirada hacia el pedacito de tesoro que luzco con orgullo en mi mochila. Un pequeño pin de Stone Island bordeado por las siglas ICF y el nombre del mejor equipo de Londres: el West Ham United.  Un feliz recuerdo en forma de souvenir de mi primera visita a The Boleyn Ground en Febrero de 2010 para ver un West Ham-Hull City (ganamos 3-0 con un estelar Faubert, aunque sea difícil de creer, pero ese es otro tema). En el asiento de al lado, acompañándome en el viaje de vuelta a casa, yacía una bufanda blanca salpicada con tríos de franjas Claret & Blue, obtenida en el último West Ham-Millwall, en un puestecito de los aledaños del mítico Upton Park –el simpático vendedor accedió a cambiármela por otra que le había comprado minutos antes-. Decidí llevarla a clase la misma noche que le ganamos 0-2 al Cardiff para poner un pie en Wembley y el dedo meñique del otro en la Premier League 2012/13 (cuando leáis estas líneas puede que ya hayamos logrado el –tan demorado- ascenso).

Desvié la mirada de allí por un momento y me paré a pensar en la pregunta que fundamenta la redacción de este artículo a petición del amigo Mauro: Por qué soy del West Ham (así, sin interrogaciones). Topicazo colchonero. La pregunta requiere una reflexión tan amplia que apenas se encuentran respuestas, y casi ninguna lógica o exacta. Quizá la semilla hammer empezara a germinar la primera vez que se me clavaron en la retina las dos torres que presiden el exterior de Upton Park y que su saludable crecimiento finalizara al ver la película Green Street Hooligans, o puede que fuera al revés. El recuerdo es impreciso.

En  cualquier caso, no se trata de un sentimiento innato sino más bien de una simpatía especial y única, arraigada en el West Ham de Ashton, Sheringham, Bobby Zamora, Reo-Cooker, Benayoun y la final de FA Cup perdida ante el Liverpool en 2006, e intensificada con el –“Euro”- West Ham de Tévez –en el PES2007 ganaba él solito los partidos- y Mascherano que se salvó en la última jornada gracias a un gol del primero en Old Trafford un año más tarde.

Amar el West Ham es amar una cantera –no cualquiera, TheAcademy of Football- que en los últimos años ha visto nacer a futbolistas tan ilustres como Rio Ferdinand, Lampard, Carrick y Defoe, o no tan ilustres como Mark Noble y James Tomkins. En definitiva, se podría decir que el West Ham es un equipo para románticos del fútbol, y yo, como tal, un día decidí “apadrinar” estos colores burdeos y azul que me matan. Y hasta hoy.

Por todo esto y mucho más que está aún por llegar, COME ON YOU IRONS.

Iker Vega --- @IkerSisu


1 comentarios to "¿Por qué soy del WEST HAM? (IV)"

  • Apenas es hoy que me encuentro con un sitio en español dedicado a los Hammers, lo cual me da mucho gusto; viviendo en México es complicado enterarse al 100% de ello ya que la atención la acaparan clubs como el Manchester United, Liverpool, Arsenal, Chelsea y a tiempo recientes el Manchester City. Soy de los pocos aficionados al West Ham en México, ¿por qué soy del West Ham? bueno, de un tiempo para acá el seguimiento a la liga Premier en México ha tenido mucho auge, en parte por las nuevas tecnologías aunado a los sistemas de TV por cable que permiten una mayor variedad de canales y que mejor en el aspecto deportivo, de tal forma y un tanto alejado de lo que acabo de mencionar, mi afición al West Ham comenzó por la música, siendo un ferviente seguidor de IRON MAIDEN y de que su líder, el bajista Steve Harris es un acérrimo Hammer, me dió por ser solidario no solo de hace unos años, sino desde que tengo conciencia y memoria que soy fan de MAIDEN, aproximadamente 25 años siguiéndolos, así como al equipo que ha pasado por descensos y medianía en la tabla pero como suelo decir, se podrá cambiar de mujer, pero de equipo nunca, sigo fiel al West Ham y más aún, ahora que se vislumbra el ansiado regreso a la Premier.

    Saludos desde México!! UP THE HAMMERS!! UP THE IRONS!!!

Publicar un comentario