El West Ham y el estadio olímpico

El pasado miércoles, el West Ham fue nombrado por la London Legacy Development Corporation (LLDC) como el licitador preferido para hacer uso del estadio olímpico. Parece que ya está todo hecho pero no es así, aún quedan muchos pasos por dar antes de que todo quede cerrado. Para explicar el tema desde un punto de vista mucho más cercano y profesional, @forestlive nos cuenta qué ventajas y qué posibles desventajas tenga el traslado:



En realidad, para entender la insistencia de los dueños del  West Ham en mudarse al estadio olímpico de Londres sólo hace falta echar una mirada a la ya famosa tabla de Stefan Szimansky y Simon Kuper en su libro Soccernomics, que luego ha sido un poco mejorada por Zach Slaton en su blog. En ambos casos el resultado es prácticamente el mismo, lo que confirma la validez del análisis. Para los expertos en economía, estadísticas y regresiones, aquí pueden leer el análisis. Para quienes no lo sean, se resume muy fácilmente: En la Premier League y el Championship cuanto más dinero gasta un club en sueldos más arriba queda en la tabla y más posibilidades tiene de ganar el título. Parece sencillo y lógico, ¿no? Pues cuidado, porque si el análisis se hace con el dinero gastado en traspasos la regresión no es positiva. No hay relación estadística directa entre el éxito futbolístico y el dinero gastado en traspasos. Sí la hay, sin embargo, en relación a lo que se gasta en sueldos de jugadores. Y es además una relación positiva muy fuerte, con un coeficiente R2 de 0,83. Así pues, cuanto más se gasta en sueldos, más posibilidades de éxito. Es decir, que por muy bien que lo estén haciendo estos meses el WBA o el Everton al final seguramente acabarán donde siempre, en mitad de tabla o más abajo.

Así las cosas, un club en Inglaterra necesita dinero para asegurar su continuidad y su éxito. Sólo hay dos estrategias posibles para progresar. O se controla el gasto o se aumentan los ingresos. El control del gasto tiene un problema, deberían hacerlo todos los clubes a la vez para que la competición sea justa. A día de hoy en Inglaterra, hasta que se llegue a un acuerdo de tope salarial o fair play financiero, sólo queda aumentar los ingresos. ¿Y cómo podría aumentar los ingresos el West Ham entonces? De nuevo, tres opciones. Puede pedir dinero prestado al banco (Manchester United), pueden ponerlo los dueños (Chelsea, Manchester City) o puede generarlo el club (Arsenal, también Manchester United).  Con la crisis actual los bancos no prestan dinero a cualquier precio y, además, puede suponer un riesgo para el club al aumentar la deuda. Parece que Gold y Sullivan, los dueños del West Ham, no quieren o no pueden poner tanto dinero como Abramovich o el Jeque Mansour. Así pues, si el West Ham quiere crecer necesita buscar más ingresos. La alternativa sería recortar gastos. Es decir, recortar salarios, pero ya hemos visto que eso conduciría a bajar posiciones en la tabla.

Llegados a este punto, parece claro que a día de hoy y con el modelo económico del fútbol inglés la única manera de mejorar es generar más ingresos. En otros países, como en Alemania, la situación es distinta, pero ése es otro tema. Según Deloitte, la estructura de ingresos de los clubes ingleses se divide, por orden de mayor a menor, en ingresos por televisión, ingresos por día de partido (entradas, comida, refrescos, etc) e ingresos comerciales (patrocinio, marketing, palcos VIP, etc). En la Premier League los ingresos por televisión van a aumentar gracias al último contrato firmado con Sky y BT, pero el reparto está fijado. El West Ham no puede hacer nada para recibir más dinero por ahí. Lo que básicamente quiere decir que la única manera de aumentar los ingresos es generando más dinero los días de partido y a través de acuerdos comerciales. Y aquí es donde entra la ‘moda’ de los nuevos estadios. Para aumentar los ingresos, se necesitan estadios con más capacidad y que, además, puedan generar ingresos extrafutbolísticos. Lo malo es que suelen ser muy caros de construir. Que se lo digan al Arsenal que aún paga el Emirates.

El West Ham, sin embargo, se ha encontrado con un estadio cuya construcción no ha tenido que pagar. Con todos estos datos, no es de extrañar el interés de los dueños del club. Pueden generar más ingresos sin la necesidad del gran gasto que conlleva construir el estadio. El alquiler siempre será más barato. Es la misma jugada que hizo el Manchester City tras los juegos de la Commonwealth.

Así pues, para el club como empresa y para los dueños la jugada es maestra. ¿O no? Pues no está tan claro. Todo dependerá, sin embargo, de que la gente acuda a llenar el nuevo estadio. Se dice muy a menudo que los estadios nuevos son el futuro, que la gente quiere estar cómoda, que no se pueden mantener estadios viejos... Pero casi siempre se argumenta sin datos. Y, curiosamente, están empezando a surgir proyectos de investigación que ponen en duda ese discurso. Básicamente, y para explicarlo de manera sencilla, lo que especialistas como Guillaume Bodet, Raquel Barreda o Leigh Robinson están descubriendo es que la relación directa entre ‘calidad en el servicio’ y ‘satisfacción de los consumidores’ en el uso de nuevas instalaciones deportivas es muy débil. En otras palabras, los aficionados al fútbol no están necesariamente más contentos en un estadio nuevo, cómodo y moderno. Muchos preferirían volver a sus estadios tradicionales, incluso si es más incómodo. A estos estudios les falta una fase fundamental, pasar a segmentar los resultados. Saber qué aficionados sí están contentos y cuáles no.

Mientras no tengamos esa segunda fase del análisis estadístico, podemos sin embargo referirnos al trabajo de los sociólogos del fútbol. Está bastante aceptado que el aficionado que acude a los estadios de fútbol ingleses ha cambiado en los últimos 15 años. El fútbol es más cómodo sí, pero también más caro. Los palcos VIP dominan muchos estadios y los precios de entradas y refrescos están por las nubes. El aficionado que puebla las gradas de la Premier ya no es de clase obrera, sino de una clase media acomodada. Y es muy posible que con la mudanza al Estadio Olímpico le pase lo mismo al West Ham. Habrá aficionados que lo agradezcan, pero muchos otros que simplemente no puedan permitírselo.

El estadio olímpico al menos está en el área de West Ham, por lo que el cambio no es excesivamente traumático. Pero volviendo a la pregunta inicial. ¿Es bueno o es malo? Pues depende de para quién. Para el club como empresa y sus dueños es potencialmente muy bueno. Para los aficionados posiblemente sea regular. Habrá muchos que no lo puedan pagar, mientras que habrá otros que ahora se sientan mejor y vayan con más regularidad. Muchas veces se acusa a estos últimos de no ser aficionados de verdad, pero ¿con qué derecho? ¿Quién define cómo debe comportarse un seguidor del West Ham? Posiblemente quienes pueblen las gradas del Estadio Olímpico sean tan aficionados del West Ham como los que ahora van a Upton Park, simplemente diferentes. Y por último, para quienes siguen el equipo pero no van al campo, ¿preferirían conservar la tradición, sabiendo que hay pocas posibilidades de progresar y muchas de volver a Championship? ¿Merece la pena vender el club al fútbol moderno, o hay alguna alternativa?


4 comentarios to "El West Ham y el estadio olímpico"

  • Buen trabajo Mr.Forest.Ahora tengo mas informacion pero sigo con las mismas dudas.Tradicion o progreso? No lo veo nada claro y ante la duda casi que prefiero seguir en UP.Pero claro,eso significara estar permanentemente en el filo de la navaja.Claro que trasladarse al olimpico tampoco te asegura Europa cada año como he leido en algunos foros hammers.Un lio.
    Buen trabajo.
    xavi

  • Hola HAMMERS yo soy aficionado y muy seguidor del este pedazo de equipo tambien soy del REAL MADRID y con todo lo del estadio nuevo y tal me hace ver y pensar cosas, esto lo dire dentro de mi humilde opinion y bueno si llega a londres y sirve para algo pues mejor, alla voy: aqui en españa tenemos ejemplos de que no tener un campo mas grande y moderno signifique el EXITO seguro caso de REAL SOCIEDAD, MALLORCA, GETAFE, hace poco ESPAÑOL, y alguno mas pero sobre todo real sociedad ,mallorca y getafe, campos nuevos mas grandes mas ALEJADOS del publico y encima va o parece que va menos publico que antes mirar el antiguo ATOCHA comparado con anoet o el antiguo campo del mallorca al ono estadio, menos gente en ambos casos y sin exitos en nuestra liga. Va a ser lo mismo UPTON PARK siempre lleno con 30 mil personas a el nuevo con 60 mil y posiblemente no se llene igual? No habria otra manera de ingresar mas? Un saludo y UP THE HAMMERS

  • WEST HAM nuestra religion
    UPTON PARK nuestra iglesia

  • Tengo ciertas discrepancias con westham46. Los ejemplos que has puesto de la Real Sociedad que se mudó de Atocha a Anoeta o del Mallorca del Luis Stjar al Ono estadio (ahora se llama Iberostar Estadio), no son ejemplo aplicables, y la razón es sencilla: Tanto la Real Sociedad como el Mallora, venden sus antiguos estadios para reducir deuda, y se traladan a un estadio municipal con pista de Atletismo. Se trasladan a estadio típicos de fútbol con el público muy cerca del terreno de juego a un estadio con pista de atletismo, que directamente mata el ambiente futbolítico. Se trasladan no con expectativas de obtener más ingresos, sino de sobrevivir. En el caso del Español del Barcelona, hizo lo mismo, vendió el viejo estadio de Sarría y se mudó al estadio olímpico de Montjuich, y ahí perdió buena parte de su masa social, porque a la gente que va al fútbol, no le gusta un campo con pista de atletismo. Eso es el anti-fútbol. Precisamente, el Español construyó su actual estadio Cornellá-El Prat, un estadio sin pista de atletimso de algo más de 40.000 asientos, y ha recuperado la masa social que perdió cuando se fue a Montjuich. El caso del Getafe, tampoco sirve de ejemplo. Getafe es una ciudad dormitorio donde casi todo el mundo es seguidor del Real Madrid, y el que no, lo es del Atlético de Madrid. El Getafe es un invento que se creó en 1983, que no tiene una tradición suficiente de varias generaciones que se hayan podido enganchar e identificar con ese club.

Publicar un comentario