READING 1 WEST HAM 0

Imagen: dailymail.co.uk

El West Ham regala tres puntos

El equipo de Brian McDermott nunca creyó que fuese tan fácil conseguir una victoria como la de esta tarde. El West Ham estuvo completamente desacertado en todas las facetas del juego y un grave error de Collins permitió que Pogrebnyak marcase el único gol del partido.

READING
WEST HAM
Federici
Jääskeläinen
Gunter
Tomkins
Pearce
Collins
Mariappa
Reid
Harte
O’Brien
Leigertwood
O’Neil
Karacan
è  Vaz Tê 67’
Guthrie
Noble
è  Hunt 66’
è  Maïga 79’
McAnuff
Nolan
Kébé
Taylor
è  Robson-K. 76’
è  Collison 55’
Pogrebnyak
Jarvis
Banquillo
Cole
Taylor
Banquillo
Morrison
Spiegel
Cummings
Demel
Tabb
Spence
Le Fondre
Diarra
GOLES: 1-0 Pogrebnyak (min. 5)

Reading y West Ham despedían el año 2012 en el Madejski Stadium. Para los dos conjuntos era un partido importante y los tres puntos se antojaban imprescindibles para ambos contendientes. Los locales debían romper la racha de ocho partidos sin ganar para agarrarse a la salvación. Por el otro lado, los visitantes habían cosechado tres partidos sin ganar y una victoria hoy hubiese supuesto gran tranquilidad para seguir adelante en la busca del objetivo de la salvación.

Mal comienzo y gol en contra

En lo referente a lo ocurrido en el rectángulo de juego, McDermott confió en los mismos hombres que jugaron en el “Boxing Day” y Allardyce volvió a alinear el mismo once que el sábado pasado. Desde el año pasado, los partidos entre “Royals” y “Hammers” han sido encuentro llenos de pasión, entrega, esfuerzo y bastante juego subterráneo. Hoy no ha sido diferente. Los locales empezaron presionando con fuerza muy arriba y fruto de ese trabajo llegó el único gol del partido. Pogrebnyak encimó a Collins que, para no perder la pelota, quiso ceder a Jääskeläinen. El pase del central galés quedó muy corto y el que fuera delantero del Zenit lo aprovechó a las mil maravillas. Ante la salida del portero rival cruzó su disparo para adelantar a su equipo.

Pequeña mejora con el paso de los minutos

No era el comienzo que esperaba el West Ham pero en los primeros minutos, los de Allardyce, sufrieron en exceso en la salida del balón. Karacan, Leigertwood y Guthrie no permitían absolutamente nada al mediocampo rival. Ahogaron a O’Neil y obligaban a Noble a recibir muy atrás. El paso de los minutos hizo que el Reading se fuese metiendo atrás y, entonces sí, el medio del campo visitante empezó a sentirse algo más cómodo. Los “Royals” se cerraron bien atrás y buscaban las contras pero ninguna de ellas llegó a buen puerto. Por el otro lado, el West Ham atacaba con más corazón que cabeza y sólo Collins, en el minuto 23, puso en verdaderos aprietos a Federici durante la primera parte.

El segundo acto siguió, más o menos, el mismo guión. El Reading se sentía cómodo sin tener que crear el juego y los del este de Londres comenzaban a desquiciarse. No les salía nada a derechas y eso fue minando la moral de algunos futbolistas. Cole pisoteó a Gunter sin que el árbitro lo viera y Nolan hizo una fea entrada por detrás a Robson-Kanu que el árbitro sólo consideró como amarilla. Los de casa tampoco se quedaban atrás y, cumpliendo con lo dicho al principio de la crónica, el partido empezó a volverse tosco, con continuos parones y con golpes innecesarios de unos a otros que siempre, qué casualidad, tenían a Kébé por el medio.

Ocasiones desperdiciadas

Dejando el juego sucio a un lado, el West Ham tuvo más ocasiones que el Reading pero no las supo materializar. Collison, en el minuto 64, disparó cruzado pero Federici respondió muy bien y Vaz Tê falló una ocasión que le rondará la cabeza durante varios días. El delantero portugués tuvo el empate en su cabeza pero remató fuera estando completamente solo en el área pequeña. Ahí tuvo el West Ham la opción de llevarse algo positivo de Reading pero hoy no fue su día. En cuanto a los locales, la ocasión, y lo digo así porque sólo tuvieron una clara, fue para Karacan. El centrocampista estrelló el balón en el larguero en el minuto 66. De haber entrado, el partido hubiese sido más plácido, aún, para los de casa.

Ni siquiera los cinco cambios que realizaron los dos entrenadores sirvieron para dar otro color a un partido sumamente plano que pudo llevarse cualquiera pero en el que lo más justo hubiese sido un empate. El Reading suma tres puntos pero sigue dando la sensación de estar abocado al descenso a no ser que cambien las cosas rápido. El West Ham, con una marcha más, sólo una, podría haberse llevado el partido pero hoy no era el día adecuado.

Amargo adiós al 2012

Termina el año de la peor manera posible, cayendo en casa del colista pero nos queda el consuelo de que peor que hoy ya no se puede hacer. Aprendimos de los errores en Swansea y aprenderemos de los errores de hoy. Además, poco a poco van recuperándose jugadores muy importantes para el equipo. Seguro que 2013 nos guarda tantas alegrías como el 2012. 

Próximo partido: West Ham - Norwich. 1 de enero de 2013.


1 comentarios to "READING 1 WEST HAM 0"

  • Joder joder y joder. PERDON por la expresion pero estoy decepcionado hoy era un partido para ganar debiamos ganar, estos tipos de partidos te dicen tus aspiraciones y creo que luchar por las plazas UEFA se presenta muy complicado con estos resultados. Yo espero como dice mauro que sirva para aprender y no fallar mas que este equipo nos ha ganado las 3 ultimas veces. Hoy me cuesta pero VAMOS WEST HAM arriba
    Un saludo hammer

Publicar un comentario