WEST HAM 2 LIVERPOOL 3

Imagen: dailymail.co.uk

En tres minutos volaron tres puntos

El Liverpool se lleva los tres puntos de Upton Park con tres minutos mágicos que voltearon el marcador. El West Ham no supo aguantar la ventaja que llevaba al descanso y acabó sucumbiendo en un partido que no mereció perder.

WEST HAM
LIVERPOOL
Jääskeläinen
Reina
Demel
Johnson
è  McCartney 46’
Skrtel
Collins
Agger
Reid
Jose Enrique
O’Brien
è  Joe Cole 27’
Diamé
Lucas
è  Tomkins 73’
è  Henderson 71’
Noble
Allen
Nolan
è  Coates 86’
Jarvis
Gerrard
Taylor
Sterling
è  Maïga 86’
Downing
Cole
Shelvey
Banquillo
Banquillo
Spiegel
Jones
Spence
Carragher
O´Neil
Suso
Moncur
Morgan
GOLES: 0-1 Johnson (min.11), 1-1 Noble (p)(min.36), 2-1 Gerrard (pp)(min.43), 2-2 Joe Cole (min.76), 2-3 Collins (pp)(min.79)

West Ham y Liverpool llegaban al partido con necesidades dispares. Los locales están haciendo un gran comienzo de temporada mientras que los que hoy actuaban de visitantes no están al nivel que merece un equipo tan grande como el que representan. Así, el West Ham partía con la moral muy alta tras su última victoria y los de Rodgers llegaron al este de Londres con ganas de aguar la fiesta.

El Liverpool golpeó primero

Tantas eran las ganas de llevarse los tres puntos que muy pronto se pusieron por delante los de fuera. En el primer disparo entre los tres palos, el Liverpool cobró ventaja. Glen Johnson fue el autor de un golpeo maravilloso desde fuera del área que se coló por la escuadra defendida por Jääskeläinen. Poco pudo hacer el portero local ante tal obra de arte. El West Ham debía volver a nadar contracorriente, como contra el Chelsea.

Gracias al gol y a la tranquilidad que le otorgó el mismo a los “Reds”, el partido empezó a ser suyo. Los “Hammers” se defendieron como pudieron de dos disparos de Sterling que estuvieron cerca de ampliar la ventaja de los suyos. Los locales apenas aparecían por el área contraria pero entonces, el efecto del gol del Liverpool se desvaneció y el partido comenzó a igualarse y a caer sobre la balanza de los de casa.

Reacción local

Parecía que el West Ham se desperezaba y fruto de ello llegó la acción del empate. Un disparo de Diamé desde el borde del área fue interceptado por Allen con el brazo. El árbitro no dudó y cobró la pena máxima. No había dudas, el penalti era muy claro y apenas hubo protestas. Mark Noble, el encargado de este arte en el West Ham fue el encargado de su ejecución y, como viene siendo habitual, no falló aunque Reina acertó el lado. El West Ham empataba el partido en el minuto 36.

Los de casa, con el apoyo de su afición, empezaron a superar al Liverpool en casi todas las acciones. Jarvis estuvo excelente por la banda izquierda y Cole volvió a demostrar que, de seguir a ese nivel, Carroll tendrá difícil la titularidad a su vuelta. Diamé volvió a demostrar por qué es una de las revelaciones de la Premier League. Se volvió a mostrar imperial. Fruto de la mejoría del West Ham llegó el segundo. Un balón colgado al área por Jarvis fue introducido por Gerrard en su propia portería. Era el minuto 43 y el partido había cambiado por completo en apenas 35 minutos.

Así se llegó al descanso. Quizá la momentánea victoria del West Ham no hacía ver lo que realmente pasaba en el terreno de juego. Los dos equipos no dispusieron de muchas ocasiones claras pero el West Ham supo materializar las suyas. Con la reanudación, el Liverpool debía mostrarse más atrevido y el West Ham debía cerrar bien atrás para salir a la contra. Es lo que caracteriza a ambos equipos y así fue.

El Liverpool controlaba la posesión pero apenas tenía profundidad y el West Ham parecía controlar el partido sin problemas. El segundo tiro a puerta de los visitantes llegó en el minuto 67. Daba la impresión que el Liverpool no podía, que echaban de menos a su goleador pero al final no fue para tanto. En el minuto 73, Diamé se lesionó tras una carrera (todo parece indicar que estará fuera más de un mes) y puede que esto cambiase el partido.

Tres minutos para olvidar

El centrocampista senegalés se ha convertido en el alma del equipo dirigido por Sam Allardyce y aunque sería excesivo decir que el West Ham perdió por su lesión, su salida del campo coincidió con que el Liverpool pusiese una marcha más para llevarse el partido. Tan solo tres minutos después del cambio de Diamé por Tomkins, Joe Cole introdujo la pelota en la portería rival para hacer el empate tras un despiste defensivo de los de casa. No habían pasado ni cinco minutos de dicha acción cuando un centro de Henderson al corazón del área fue desviado por Collins hacia su portería. El Liverpool se volvía a poner por delante con dos acciones en muy poco tiempo.

El tercer gol del Liverpool sentó como un jarro de agua fría al West Ham y a su afición. El equipo permaneció descompuesto durante más de cinco minutos y el Liverpool pudo sentenciar con alguna llegada. Mientras, la parroquia “Hammer” se quedó muda. Parecía no creerse lo que acababa de pasar.

El West Ham no tenía fuerzas para más pero intentó colgar algún balón al área. Misión imposible. Los jugadores habían quedado muy tocados con el tercer gol en contra y el Liverpool supo cerrar líneas atrás. Al final, victoria del Liverpool en un partido que quizá mereció un empate pero esto forma parte del fútbol. Seguro que el West Ham se levanta de este golpe.


1 comentarios to "WEST HAM 2 LIVERPOOL 3"

Publicar un comentario