Nos vamos a Stratford

Imagen: whufc.com

Como bien sabréis, hoy se ha hecho oficial el traslado del West Ham al estadio Olímpico de Stratford. El sueño de Gold, Sullivan y Brady se ha hecho realidad y, desde 2016, el equipo disputará sus partidos ante las 54.000 personas que cabrán en el estadio tras las reformas que se llevarán a cabo tras la disputa de la Copa del Mundo de rugby de 2015.

Una vez que ya es oficial el traslado queda por ver cómo quedará el nuevo estadio y ver cuáles serán las reformas. En principio, lo que está claro es que la pista de atletismo no será un problema tan grande como el que cabíamos esperar: unas gradas retráctiles ocuparán esa zona y conseguirán que la distancia entre grada y césped sea menor que la que vimos durante los JJ.OO.

Ahora podremos ver ilustraciones sobre qué podemos esperar de la nueva “casa” del West Ham. Para empezar, el club, en su página web, ya ha colgado una fotografía. La que preside el artículo.

Yendo ya a lo que puede suponer la mudanza a Stratford vamos a agarrarnos al artículo que escribió @forestlive el siete de diciembre de 2012 en este mismo blog. En él, el acérrimo seguidor del Forest, nos explicaba que para poder mantenerse vivo, en Premier League y con aspiraciones mayores que la permanencia alguna temporada, un equipo debía hacer una cosa: aumentar los ingresos. También se ofrecía la idea de recortar gastos pero reducir el salario a los jugadores implica perder capacidad competitiva. Así lo explican Simon Kuper y Stefan Szimansky en Soccernomics.

Por tanto, y centrándonos en aumentar los ingresos, el traslado es positivo. Además, el West Ham no tendrá que gastar dinero en construir el estadio, sólo pagará un alquiler de dos millones de libras mientras dure el leasing. Es decir, 99 años. Otro tema es el que no tiene que ver con la economía y es la afición.

Los aficionados son el activo más importante de un club y la gran mayoría no están contentos con la idea de abandonar The Boleyn Ground, el estadio donde han vivido momentos de gloria y donde siempre se ha respirado una atmósfera increíble, con una mística especial. Lo de hoy es un momento histórico para el club pero también es un momento complicado, de división de opiniones. Las voces contrarias al traslado han empezado a salir a la luz pero deben darse cuenta que el futuro de su club, el que tantas alegrías les da, pasa por un cambio que proporcione seguridad financiera.

Yo era contrario a la mudanza. Me hubiese encantado seguir en Green Street pero el futuro del club pasa por Stratford. La distancia entre ambos lugares es de ocho kilómetros. No es una distancia dramática teniendo en cuenta la dimensión que tiene Londres.

En definitiva, y sin querer convencer a nadie, debemos (los aficionados al West Ham) considerar el traslado como algo positivo que a largo plazo seguro que reporta beneficios al club para poder minimizar la deuda y para poder afrontar fichajes de mayor entidad. Eso sí, siempre  que la coyuntura económica lo permita. Toda inversión tiene sus riesgos y el paso a Stratford no será diferente.


2 comentarios to "Nos vamos a Stratford"

  • Pues a mi me parece una noticia. Odio eterno al fútbol moderno. Fuera de upton park nada será igual aunque se llegase a ganar incluso títulos. Yo quiero al West Ham de toda la vida. Es mi opinión

  • La cosa es que, probablemente, sin el traslado a Stratford y en un futuro no habría West Ham. Ni el de toda la vida ni otro. Las deudas aprietan y hay que buscar ingresos de donde sea y parece que la mejor vía es el cambio de campo. No defiendo la mudanza a ultranza, siempre he sido negativo pero hay veces que cuenta más la lógica que la pasión y en este caso ha ganado la lógica. Es una pena abandonar The Boleyn Ground pero hay que seguir avanzando ya que no va a venir ningún jeque a salvarnos de la maltrecha economía.

Publicar un comentario