Los apuntes del West Ham - Stoke

Hay días en los que es mejor no levantarse. Esto mismo pensarían los jugadores y el cuerpo técnico del West Ham al acabar el encuentro ante el Stoke City. El equipo fue incapaz durante los noventa minutos y es que hay momentos en los que no sale nada. Aunque lo intentes.


Siempre es complicado escribir sobre una derrota pero lo es aún más si es como la de ayer. No me gusta hablar mal de mi equipo, siempre intento ver el lado positivo de todas las cosas pero el partido de ayer dejó pocos argumentos rescatables. El primero que me viene a la cabeza es que peor no se puede hacer. Eso y que ya queda menos para que vuelva Andy Carroll. A partir de ahí, no hay nada con lo que quedarse de los noventa minutos.

Maïga empieza a desesperar a la afición

Como decía, no me gusta hablar mal de los jugadores de mi equipo a no ser que se lo merezcan pero Maïga igual se lo merece. Igual ya no es problema suyo, porque considero que está jugando en un sitio que no es el mejor para sus cualidades, pero con la de ayer suma tres titularidades seguidas y sigue sin aportar nada. Igual el problema es no haber fichado un delantero tras la salida de Carlton Cole. Pasar toda una temporada con Andy Carroll como único delantero es una temeridad. Su historial médico debería haber hecho pensar a los que se encargan de fichar pero bueno, aún tengo fe en que antes del cierre de mercado llegue algo interesante para el puesto.

Maïga no está rindiendo. Es un hecho, pero no es el único culpable de la derrota contra el Stoke. No funcionó nada en labores ofensivas. Diamé y Noble no estuvieron al nivel al que estamos acostumbrados a verlos, Nolan volvió a pasar de puntillas por otro partido más y sigo sin entender que Downing juegue en la banda derecha. Lo único que no merece un toque de atención es la línea defensiva. Una vez más volvieron a funcionar y sólo fueron superados por una genialidad de un tipo que podría haber llegado más alto en el mundo del fútbol si no fuese por su “cabeza loca”.

Jääskeläinen volvió a realizar paradas de mérito como a lo largo del año pasado y, aunque no mostraron la seguridad de otros partidos, Reid y Collins no desentonaron. Demel sigue estando un escalón por encima de sus actuaciones de la temporada pasada y O’Brien siempre cumple. Siempre. Por tanto, y bajo mi punto de vista, ayer no se funcionó de mediocampo para delante y la explicación puede ser la falta de un referente arriba. Andy Carroll es más necesario de lo que podíamos pensar y el año pasado, cuando éste se lesionaba, estaba Carlton Cole. Quizá no era la panacea pero suplía mejor al número nueve que Maïga.

Aún queda mucho por delante

Las conclusiones del partido de ayer son negativas, qué duda cabe, pero estamos en la jornada tres. No hay que volverse loco. Quedan 35 jornadas por delante y no siempre va a salir todo a pedir de boca. A lo largo de un año hay días en los que no sale nada y ayer fue uno de ellos. Esperemos que no queden muchos más por ver. Ahora toca desconectar, gracias al fútbol de selecciones, para poder enmendar errores. Para el próximo partido en St. Mary’s podría volver Andy Carroll. Seguro que las cosas mejoran con respecto a lo visto en el Boleyn Ground ayer. No es una labor difícil de todas formas.


2 comentarios to "Los apuntes del West Ham - Stoke"

  • La cuestión no es si te gusta criticar o hablar mal del equipo. Las críticas son buenas, si te lo tomas de una manera reconstructiva. La afición pide unas cosas y en eso Allardyce debería tomar nota y expandirse algo más. Esta claro, que esté West Ham no es el que se le conoce de siempre. Puedes perder, pero pierde por lo menos con dignidad y haciendo bien las cosas. Antes de la llegada de Sam, se perdia pero jugábamos bien. Ahora ni ganando, ni perdiendo jugamos al estilo hammer. Lo único que ha mejorado Sam es la defensa. Y ya esta. Cabeza alta, reconstruirnos completamente, y fin.

  • Muy buenas Arkaitz. Hacía tiempo que no sabía de ti.

    Ya sabes que tú y yo no coincidimos en muchos temas y uno de ellos es el del entrenador pero no he hablado de él en este post. Este año estoy escribiendo mis sensaciones de cada partido tras el fin de semana. Algo tranquilo, sosegado, en lo que sólo expongo mis opiniones. Criticables, por supuesto. Sería aburrido que todos pensásemos igual pero en cuanto a las críticas, como nadie del West Ham me va a leer, no me sirve de nada criticar, aunque sea de forma constructiva. Prefiero mirar lo positivo de cada cosa y no amargarme.

    El fútbol está para eso. Independientemente del sistema, del juego o de quién ocupe el banquillo de mi equipo. Me centro en disfrutar y ya está. La derrota de ayer me fastidió, sí, pero no creo que fuese culpa de Allardyce. Contra el Cardiff se ganó con diez de los once que jugaron ayer. Lo del Stoke fue un mal día. O eso quiero pensar.

    Un saludo. Y espero que te pases más a menudo por aquí.

Publicar un comentario en la entrada